SITUACIONES EN LA PLAYA, POR BELU MARE

Diseño sin título-17

¿Cómo están? ¿Cómo pasaron su verano?

Se que no hicieron muchos días de playa pero los pocos días que me tocaron, tengo muchas cosas que decir.

Si son de los que les molesta mucho que haya gente y para peor arriba de uno, se van a sentir identificados con esto.

  • La gente se te pega.

Que necesidad con lo enorme que es la playa tener que ponerse uno al lado del otro. Estos días pensé y traté de entenderlo pero no. Una de las conclusiones que llegue es que necesitan estar acompañados (pero raro porque bajan de a 10) o la otra es que necesitan que alguien les mire las cosas por miedo a que se las roben. No se. Pero no logro entender porque estar tan pegados. Cada vez que baje a la playa me puse lejos de todos los que allí estaban, empezó a bajar gente y se me pusieron al lado. Pegados. En playas que son enormes y no hay nadie. Además hablas con cualquiera y te dice “si es re molesto que se te peguen en la playa” pero después todos hacen lo mismo.

  • Niños y perros

Todo un tema en la playa. Tanto niños y perros los dejan sueltos y sin control. Los pierden. Les gritan que vengan o se ahogan en el agua. Ni hablar cuando estás en paz en tu sector, silla, sombrilla y vienen a jugar debajo de ella, o al lado de tu silla. O viene el perro a oler todo y hacer pis. Yo tengo perros, dos, a uno no lo llevo a la playa porque es cachorro e insoportable pero el otro que se porta excelente lo llevo atado. Y se queda así. Quieto. Debajo de la sombrilla. Para mi es igual con los niños. Me molesta que asuman que a todos nos da por igual, que como son niños o perros podemos cuidarlos por vos. Sobre todo niños que es lo que más hay en la playa. Todo un tema cuando bajan de a 10. Por fa vor.

  • Cuando juegan al lado de uno

Va unido al de arriba pero sumo a los adultos. Cuando se ponen a jugar a la paleta o pelota de football al lado literal de donde está uno. Es más, cada tanto vuela un golpe y te piden disculpas. O te piden que se las alcances. También me pasó que estaba tranquila tratando de meterme en el mar y dos pendejos de una familia, bastantes grandes, jugando en las olas con la tabla de “morey”. Hasta ahí OK pero que necesidad de hacerlo arriba de uno. Dos oportunidades casi me pegan y eso duele. Tenían todo el mar. Yo me corría y les juro que se corrian conmgio. Por suerte una cabeza con luz de la familia les dijo que vayan a otro lado que había gente en paz tratando de meterse al agua, porque por ellos ni bola.

  • Las sombrillas mal puestas

Cuando hay viento que en el Este siempre hay, hay dos opciones: o hacen un pozo tan profundo que ves el otro lado del planeta o directamente no la pongas. Yo le tengo terror a las sombrillas voladoras. Esas matan. Me dan miedo. Odio verlas moverse mucho y no puedo estar tranquila. Ni te digo esas livianas que se te rompen esa semana de playa.

  • Los gritones

Esos que hacen fiesta al lado tuyo o directamente se te pegan tanto que aman gritar al lado tuyo todo su día vida y minuto. Son gritones. Hablan gritando.

 ¿Seré pesada? Si. Puede ser. Pero me gusta disfrutar de las vacaciones y de la playa de esa manera y por eso mismo no voy a playas populares ni con parador cerca. Sin embargo me di cuenta que ya no alcanza con eso y la gente está en todos lados. Hasta en las rocas. Se acabo la paz para los que nos gusta estar solos.

 Sigan disfrutando del sol o la lluvia.

Hay para todos los gustos.

 X

Comentarios