SECTAS: Los Davidianos, por Belu Mare

Diseño sin título (100)

Hace tiempo quería arrancar con estas entradas del blog sobre las sectas. Me parece un tema súper interesante y que existe hace miles de años. El otro día termine el documental de OSHO en Netflix llamado ‘Wild Wild Country’ (lo recomiendo) y me colgué a leer sobre todo tipo de sectas que existieron y existen actualmente. Quería empezar esta seguidilla hablando sobre la de Osho pero como está el documental me pareció eso dejarlo para que lo miren o mejor dicho, algunos ya lo miraron, y buscar, leer, investigar sobre otras.

Hoy vamos a conocer a los DAVIDIANOS.

Diseño sin título (99)

Primero vamos a ver bien que son los Davidianos y después hablamos más profundamente de la secta. Este es un movimiento protestante surgido de la iglesia Adventista del 7to día (que es otro movimiento) en protesta a cosas que esta iglesia hacia y ellos no querían y eran expulsados de la misma. Su nombre hace referencia a David de la biblia.

Estos se caracterizan por la desconfianza con el mundo exterior que veían como una amenaza. Visten de forma conservadora y hacen todo literalmente como dice la biblia.

La mayor parte del tiempo se los confunde o se les dice que son una SECTA porque lo fueron en la era de David Koresh de quien vamos a hablar más adelante.

En 1930 asumió el mando como el profeta elegido Víctor Houteff. Cuando este muere en 1953 queda al mando su esposa pero en 1959 se genera un quiebre ya que muchos no reconocían la autoridad de esta y se separan con el nombre de ‘La rama Davidiana’. Esta misma más adelante se quiebra y se forman otros dos nuevos grupos, uno de ellos al mando de Vernon Howell que se consideraba sucesor de Víctor Houteff que es con quien empieza lo que sigue a continuación: LA MASACRE DE WACO. Y este personaje estaba tan convencido que él era el Rey David que se cambió su nombre a David Koresh.

¿Quién era este Vernon Howell ahora llamado David Koresh? – su infancia fue muy complicada y solitaria. La mama lo tuvo a los 15 pero lo crió la abuela. Nunca conoció a al papa. A los 8 años fue abusado sexualmente por varios hombres. Era disléxico y como no tenía ayuda alguna abandono el secundario pero a sus 11 años ya se sabía completo el Nuevo Testamento. A los 19 años dejo embarazada a una muchacha de 15 años. Asistía a la iglesia con su madre y le encantaba. Se enamoró de la hija del pastor, a este no le gustó nada y lo echó, pero la empezó a acosar y fue expulsado. En 1981 se mudó a Waco, Texas y se unió a los Davidianos que tenían su sede ahí llamada CENTRO MONTE CARMELO.

En el año 1983 David empieza una relación con Lois Roden, una mujer de 76 años que era la líder de la secta en ese momento. David le dijo a ella que dios lo había mandado para tener un hijo y de ahí iba a nacer el elegido. Así también se lo hizo saber a todos. Lois ya tenía un hijo que estaba dispuesto a pelear por el ‘trono’ ya que él era el sucesor y sentía la amenaza de D.Koresh así que lo echo junto con sus 25 seguidores quienes acamparon a 140km de ahí.

Koresh empezó a reclutar toda la gente que podía, no solo de EEUU sino también de Australia, Israel, reino unido, etc. Era tal su papel de profeta y manipulación que hizo que sus seguidores solo puedan depender y confiar en él y dejaran de creer en su famililla y quienes los rodeaban. Hizo que estuvieran forzados a depender de él.

Hasta ese momento D.Koresh predicaba la monogamia pero cuando su esposa Lois Roden falleció, empezó a predicar la poligamia. Llegando al año 1986 Koresh tiene una segunda esposa de tan solo 14 años llamada Karen Doyle. El mismo año también se pone en una relación con la hermana de esta de tan solo 12 años. Y por esto mismo empezó a predicar que él cómo rey tenía derecho a 140 esposas, 60 como sus reinas y 80 concubinas.

¿Se va entendiendo? TREMENDO LA CABEZA DEL TIPO y la gente que lo siguió.

Ahora vamos a la parte trágica: La Masacre de Waco.

¿Qué fue lo que paso? – estos tenían en el rancho más de 250.000 dólares en armas, claro que ilegales para estar listos para la llegada del mal. En 1993 el Departamento de armas de fuego de estados unidos tenía una sospecha de lo que estaba pasando y ordeno una inspección en el rancho. El resultado: la muerte de 4 agentes y algunos miembros de los davidianos.

La policía cercó el lugar, se instalaron ahí, pusieron altavoces para poder derribarlos psicológicamente y despejaron toda la zona. Esto duró 51 días. Sí. 51 días de lucha, charlas, carteles, pedidos, videos, todo. Hasta hicieron un video con Koresh herido en el piso y todos los niños alrededor de él pidiéndole a la policía que no los maten. La policía no estaba preparada para este tipo de guerra con entusiastas religiosos.

Para entrar al lugar tuvieron que tirar una especie de granadas con gases y derrumbaron una pared. Todo el quilombo desató un incendio y el rancho empezó a prenderse fuego. Cuando estos pudieron entrar se encontraron con la mayoría de los cuerpos carbonizados y a Koresh con un tiro en la mitad de la frente.

Ese día murieron 69 adultos y 17 niños. Se dice que ellos mismos, los davidianos provocaron el incendio, algo así como un suicidio colectivo. Hay otros que dicen que el FBI fue quien prendió todo fuego. Algunas autopsias demuestran como algunos murieron por intoxicación de los gases y otros tenían heridas en el cráneo a causa de la caída del muro. También se descubrió que David Koresh había abusado de muchos de los que estaban ahí incluyendo niños.

Y así fue como llego el fin de la secta de los Davidianos a mando de David Koresh. Era llamada secta porque tenían una estructura autoritaria y muchos de los sobrevivientes pudieron confirmar todas las cosas que allí sucedían.

Hoy en día los davidianos no comparten ninguna de las ideas de David ya que muchas personas siguen pensando que es lo mismo que en ese entonces.

Espero que les haya gustado esta entrada, diferentes a las otras, primera en este tema. Voy a seguir buscando otras sectas interesantes. Lo bueno son las historias detrás de todo, quienes son las cabezas, que hacen con las personas.

Gracias, nos vemos en la próxima.

Comentarios