¿Qué darle y que no a nuestros babys? por Mery Bernardi

Diseño sin título (8)

Desde hace un tiempo recibo muchísimos mensajes por día de mamás con dudas e inquietudes sobre la alimentación de sus pequeñ@s. Tanto primerizas como las que ya son madres de varios, todas con las mismas preguntas: ¿qué le das de comer? ¿cuánta cantidad? ¿cada cuántas horas? ¿aplicas el blw (Baby-led Weaning) exclusivamente? ¿puede comer harinas? ¿le das guisos?

A ver… vayamos por partes; Bianca sigue con teta y pretendo seguir mínimo hasta el año. Así que la comida es complementaria. Vamos avanzando de a poco y con calma en este mundo tan nuevo para ella y así nos funciona de maravillas:

1- Hay una realidad y es que cuando recién nos terminamos de acostumbrar a dar teta, cuando tenemos todo perfectamente aceitado con la lactancia (o las memas de complemento) llega el momento de introducir la comida. Si recién estas comenzando a amamantar y podes hacerlo, aprovecha. Pasa volando, es hermoso y los beneficios son infinitos. Y creeme que pasa… / te juro que no va a ir a la universidad tomando teta. La va a dejar antes 🤣 / Cuando tenés que comenzar con la comida arrancan de nuevo las preguntas, las incertidumbres, los MIEDOS. Miedo de que se atoren, de que le de alergia, de que se metan pedazos muy grandes, de que vomite, de que no le guste lo que le preparas, de que se llene demasiado, de que se quede con hambre, etc. ¿Le ofrezco agua o no le ofrezco? ¿Cuánta cantidad? ¡Y es normal que te pase esto! Estamos tod@s en la misma… hasta que lo atravesas. Porq no hay otra manera de superarlo y manejarlo que atravesándolo.

2- El blw es una práctica que busca que los bebes coman comida con las manos y se auto regulen las cantidades que desean comer. Está en contra de las comidas mixeadas o licuadas y fomenta que el bebé vea, huela, toque y coma lo que quiera. Se aconseja que los pedazos de comida sean blandos y grandes (más que su puño) para que no exista la posibilidad de que se atraganten. Mi experiencia fue la siguiente: yo opté por relajarme con el tema ya que al ser una cosa de moda, es como que TODO tiende a ese lugar y además, como mamá peimeriza, creía que eso era lo único que estaba bien y sentía que hacía mal si le daba un puré de verduras con pollo picado. Y sinceramente, hay veces que no tenía tiempo de que Bianca coma, se ensucie entera para luego bañarla. Ni que hablar cuando recién arrancan. Luego ya le agarran la mano y comen con menos enchastre y más destreza. Pero cuando arranqué creía que tenían que ser todas sus comidas así y ¡MAMITA! Fue mucho. Entonces, esto fue lo que me funcionó: yo le preparo comida rica, casera y saludable y se la sirvo en platito con cuchara. Me quedo frente a ella y le doy de comer.

Cuando la veo con ganas, le doy la cuchara y ella misma se la lleva a la boca o juega. No le pongo la tele ni el celular para que coma distraída o más rápido. Todo lo contrario. Cuando comemos pretendo que sea un encuentro de conexión y de disfrute con lo que estamos haciendo.

Cuando se presenta la oportunidad le doy trozos como pedazos de torta, gajos de naranja, etc. Estoy de acuerdo con lo de NO LICUAR ni mixear cosas que no van licuadas ni mixeadas ya que yo, no me comería eso. Me parece que una forma de honrar la comida es que el bebe pruebe y sienta cada cosa y que la carne la coma como debe ser, las verduras como debe ser, etc etc. Un licuado de cosas, para mi, no tiene sentido. Porque no se va a sostener en el tiempo. Hoy, lograré que coma y se trague ese puré/sopa pero mañana, cuando sea más grande, no voy a licuar la cena familiar y por lo tanto, la estaría acostumbrando a algo que no va a ser natural ni cotidiano en mi familia. Entonces todo el tiempo que invertí almientándola y enseñándole a comer, habría sido tiempo desperdiciado.

Un consejo: probar probar y probar. El puré de papas por ahí le gusta, por ahí no. Capaz le gusta con un chorrito de aceite, o más tibio, o más frío, o más caliente, o no tan pisado y con más textura, o más pisado, o con un chorrito de agua o leche. O con apenas sal (yo uso sal rosada del Himalaya en molinillo) PROBAR. Cada bebé es diferente y todos tienen gustos distintos.

3- Con respecto a la sal y el azúcar… la realidad es que si lo que le ofrezco no está rico y tibio, mi gorda no lo come. Y chau. Así que yo le sazono las cosas a conciencia y trato de usar hierbas, especias, nada picante (obvio) pero sí todo sabroso. O queso parmesano rallado fresco, etc. Pero que la cosa sea sabrosa. Una mamá me consultaba hace unos días si estaba bien que le cocine a su baby una torta casera por el tema del azúcar… yo creo que para un bebé y un niño no debe haber nada más lindo que crecer comiendo cosas caseras hechas en casa. Esos olores, esos sonidos, esas temperaturas cuando comen una torta tibia y casera se les impregna en el espíritu y no se lo olvidan jamás. ¿O acaso ustedes no se acuerdan de alguna torta, pancito, guiso o cualquier otra cosa casera que comían de chic@ en la casa de sus padres, abuelas, tías o en lo de algún amig@? Eso es familia, eso es vida. Entonces… estoy a favor de no darle galletas compradas, ni galletitas, ni snacks, ni cosas por el estilo. ¿Pero una torta casera? Obvio que si. Es más, lo recomiendo y para TODAS las edades. Grisines caseros, pancitos, pan de pita, estofados, tartas, budines, ensaladas, cocinen que esa es la mejor manera de tener control de sus vidas. Saber lo que comemos.

4- Con respecto a los tamaños: las primeras veces que le des comida, así sea que le des una cucharadita mínima de puré, seguramente se va a atorar, puede que haga arcadas y hasta puede llegar a vomitar (el toser hace que vomiten. Nos paso varias veces). Asusta y mucho. No le saques los ojos de encima y no l@ presiones. Yo fui probando de a poco y a medida que ella manejaba mejor su lengua para tragar, le fui cargando más la cuchara. La carne la corto a cuchillo. Pero cero estrés con esto… la clave para mi es no usar mixer para cosas que naturalmente no lo necesitan. Ejemplo: carne. Pero luego… verduras pisadas, cremitas, fruta pisada, arranca suave y probando. Siempre cerca por si te necesita. Dale la cuchara para que juegue y se familiarice con ella. Pero no l@ obligues ni fuerces a comer. Si haces eso, vas a generar de la comida y la alimentación una asociación de rechazo. Porque si hay algo que hacen los niños es llevarse TODO a la boca, menos la comida cuando. ¿O no? Entonces… en algún momento, algún alimento va a comer. Te lo prometo. Vos saca toda la paciencia que tengas y ejercitala :)

5- Nuestros NO PARA ARRANCAR: No picante, no frito, no miel, no chocolate, no dulce de leche. Huevo yo le di desde los 6 meses y medio, muuy de a poco y viendo como le caía. Y hasta ahora le cae divino. Pero eso dependerá de cada pediatra. Yo cuento nuestra experiencia.

6- Probá de darle cosas con harina y fijate como reacciona. Como le cae. Si aún toma teta es ideal probar con este tipo de cosas ya que si fuese intolerante al gluten o similar, con la teta es como que está cubierto. Probá que en cualquier caso, la teta cura.

7- Yo trato de no darle congelados. Menos que menos congelados comprados (nugets, milanesas, hamburguesas) Prefiero alimentarla con cosas frescas y variadas todos los días. Pero eso dependerá de la dinámica de cada casa y de cada familia. Quizás haya familias que necesiten cocinar y congelar… si es comida casera vale. Pero no le den chatarras para salir del paso. Siempre hay opciones que podemos hacer rápidamente como un cous cous, un churrasco o unas verduras al horno.

8- Agua: Cuando arrancó a comer yo ya le fui ofreciendo agua. Antes de los seis meses nunca. Pero luego de que arrancó con la comida si. Siempre tenemos un termito de esos (controla que no tenga mugre, ni hongos, ni olor feo el agua que le ofrezcas. En casa se lo lavamos y le cambiamos el agua varias veces al día. El agua estancada saca hongos y agarra olor feo… ni yo me tomaría esa agua así que fijate siempre que esté limpia y fresca) que ellos chupan para sacar el agua y le encanta. Sobre todo cuando come. Ni que hablar que cuando me ve tomar agua en vaso. Se desespera por querer tomar igual que yo. Y es buenísimo que l@ convides (sin darle el vaso de vidrio, obvio) y que le enseñes a tomar en vaso. Al fin y al cabo va a ser como va a tomar toda su vida así que, ¿porqué no enseñárselo desde peque?

9- Temperatura: yo le doy tibio… hay una cucharas que si la comida que le vas a dar está caliente, cambian de color. Ideal. Pero no hay mejor termostato que los labios. Toca la comida con tus labios y si está caliente, sopla y sopla. No le vayas a dar nada pasado de temperatura porque además de quemarl@, no va a querer comer más.

10- Cuando salimos de casa, siempre llevo en el bolso un termito con agua, un tupper con grisines o un pedazo de tortita casera, y dependiendo de cuanto rato estemos fuera de casa y a donde vayamos, le llevo almuerzo o cena: un tupper con carne y puré de verduras, por ejemplo. Una fruta y listo. Siempre es mejor llevar lo que creas que va a comer y no estar saliendo a comprar o preparando en el lugar que vas de visita. Porque si le da hambre, sacas la comida de tu bolso y listo. En cambio si le da hambre y tenés que ponerte a cocinar… agarrate. Puede llegar a levantar los techos. Si no llevaste nada y no hay nada para preparar en el lugar donde estas, le das teta o mema. Soluciones hay.

11- Muchas veces me he dado cuenta que los días que no quiere comer con la cuchara, le armo bolitas de comida con la mano y le encanta. Si le hago un cous cous con pollo picado, le hago pelotitas con mis dedos y se las voy dando en la boca y le fascina! Te lo tiro como idea.

Bueno, a no desesperar. Ojalá toda esta info te sirva y te sea de utilidad para no sentirte tan perdid@ en este mundo nuevo que al toque se vuelve tan intuitivo, familiar y conocido pero que al principio da tanto miedo afrontar. Y es que son nuestros hij@s y obvio que lo desconocido nos pueda generar temores y dudas. Tranquil@s, de a poco se avanza y ellos aprenden todo. Acordate de dar el ejemplo comiendo variado y casero. Cuidal@s. Mimal@s. Que para eso tenemos hij@s, ¿no?

Comentarios