Mujeres de película: Adriana

adriana

Gil es un guionista americano y creativo que, aburrido de su trabajo, viaja en busca de algo más para su vida. En ese camino se encuentra con Adriana, por las calles de París. Ella es solo producto de su imaginación, pero lo llevará por rumbos que lo alejarán de la realidad de una industria que cada vez valora menos el arte en sí mismo.

Adriana es una mujer simple y llena de vida que comparte con Gil la misma sensación de insatisfacción por el tiempo presente. Lo curioso es que viven en distintas épocas de la historia. Es ahí donde se esconde el mensaje central de esta película: dos seres humanos que se encuentran y comparten un vacío existencial que no guarda relación con el tiempo.

La pareja real de Gil le dice que él está enamorado de la fantasía y que ese no es el camino correcto, pero Adriana piensa diferente.

“Estos son los tiempos que vivimos, todo se mueve tan rápido, la vida es ruidosa y complicada” le dice Adriana, hablando de una época que Gil cree ideal.

Pero el artista es aquel que encuentra un antídoto para ese vacío, y ese el desafío de Gil. No hay tiempos mejores que otros, todo recae en la imaginación de uno mismo, para crear caminos y hacerse de actitudes que hagan que la vida tenga sentido y color.

Medianoche en París, 2011.

Comentarios