Mujeres de Montevideo: Virginia

Diseño sin título (8)

“Desde chiquita me llamaba la atención las diferencias de oportunidades que existen entre los niños de Montevideo. Cuando comentaba esto en mi casa, me explicaban que unos estamos para ayudar a otros. Durante la primaria participé del servicio organizado donde ayudábamos a familias sin hogar, a niños y a ancianos, fue el momento de mi vida en el que entré en el mundo de lo social.

Terminé el liceo y continué ayudando en un merendero de Villa Española y me iba insertando cada vez más en las problemáticas de la zona hasta que con mis amigos descubrimos la necesidad de dar apoyo escolar para los niños que viven allí. Villa Española es un barrio de contexto crítico que tiene problemáticas sociales por las drogas y la violencia. Empezamos a ayudar a 15 niños con sus tareas escolares dentro de un contenedor donado. En ese momento yo estaba trabajando en un banco, y empecé a darme cuenta de que no me daba el tiempo para todo, entonces renuncié al banco para liderar un proyecto que junto a dos amigas llamamos Unidos.

Me considero una persona de fe, siento que las cosas buenas tienen que salir y si no pasa es por algo. Durante este camino que decidí tomar tuvimos mucha ayuda, del Municipio D, que nos cedió un local y a la vez ganamos un concurso de una fundación que nos permitió remodelarlo y acondicionarlo. Y pudimos ayudar a más niños gracias a eso. Luego realizamos un convenio con INAU para recibir aún más niños y poder tener más personal.

Dos años después esos niños crecieron y descubrimos otra necesidad, entonces creamos el espacio adolescente de nuestro centro. Hoy en día Unidos funciona como club para 50 niños de mañana y espacio para 20 adolescentes en la tarde. Además, les brindamos apoyo a las familias y al barrio en general.

Próximamente empieza un taller de alimentación saludable que consiste en producir una huerta dentro del centro. Creo que a los niños les motiva más comer verduras si ellos mismos las cosechan. Más adelante queremos generar un espacio de emprendimientos para madres con estas producciones.

Este año conseguimos la incorporación de una coordinadora pedagógica, que mide resultados de aprendizajes. Es necesario medir si los niños aprenden, a través de ciertas pruebas y tests, con este logro estoy muy contenta. Creo que el estado emocional de un niño afecta su parte académica y de rendimiento. Por eso trabajamos en conjunto con las escuelas a las que asisten. Tenemos millones de ideas, entre ellas poder contar con un taller de música o percusión, y un espacio para que hagan gimnasia.

A futuro se piensa la posibilidad de hacer un liceo de tiempo completo porque nos damos cuenta que la carencia mayor está ahí, es donde los jóvenes abandonan más y queremos dar una mano también.
Unidos vive gracias al apoyo y colaboración de todos, para comunicarse pueden hacerlo unidos@unidos.edu.uy, y para conocer más en http://www.unidos.edu.uy/ “

Comentarios