MUJERES DE MONTEVIDEO: ROSE

Diseño sin título

“Nací en Montevideo pero a los veinte días me fui a vivir a Buenos Aires. Desde chiquita allá jugaba a poner la mesa y sin darme cuenta esos juegos se transformaron en mi vocación y en mi profesión desde hace veinticinco años.

Soy cocinera, licenciada en relaciones públicas y sommelier. Combiné todos esos conocimientos para realizar un tributo a la mesa y a esos momentos que uno comparte en familia o con amigos. Yo vendo experiencias y todo lo vinculado con regalar momentos para el alma, sea con una clase de cocina, un evento o una ambientación.

Recuerdo una ocasión especial donde le organicé el cumpleaños a la reina Máxima en Buenos Aires. En ese entonces todavía era princesa, y era su primer cumpleaños de casada. Sorprender a una princesa no es fácil. Como no era protocolar sino algo más íntimo, me dieron la libertad de creación total. Fue un verdadero desafío y siempre lo llevo en el recuerdo como una gran experiencia.

Creo que durante mis años de trabajo acá, planté en esta sociedad una semilla, animando a la gente a desplegar toda su vajilla en la mesa. Antes el uruguayo no se animaba mucho porque de cierta forma el lujo estaba mal visto. Yo pienso que no es una ostentación, sino una manera de halagar y homenajear a los invitados con lo mejor que uno tenga.

Creo también que Uruguay no tiene las mismas posibilidades materiales que Argentina, pero cuando volví a vivir acá, eso me obligó a salir a buscar otras cosas, que las encontré dentro de la naturaleza. Es un país muy generoso a nivel natural y tiene un valor humano increíble ya que he dado con gente que trabaja fantásticamente bien.

En Uruguay logré tener mi propio lugar, La casa de Rose. Creo que uno siempre que emprende, busca más.

Tengo muchos sueños y proyectos, entre ellos crear mi segundo libro y abrir una sucursal en el este”.

Comentarios