Madres de Montevideo: Mercedes

Diseño sin título-99

“Existe un antes y un después en la vida para mí y eso lo marca el momento en que nace el primer hijo y ves el mundo con otros ojos. Junto al amor hacia esa personita, también llega el miedo a lo desconocido y el instinto protector. La maternidad es un constante desafío en el que cada día se aprende algo nuevo sobre tus hijos y una misma.

Siempre vi en mi madre una devoción total por su familia, y una entrega de su tiempo desmedida y desinteresada, que claramente la hacía feliz. Con ella aprendí lo que es darse por los hijos, en las cosas grandes pero sobre todo en las chiquitas, que a veces son las que más cuesta hacer sin perder la paciencia: dejar lo que sea que estás haciendo para jugar con los hijos, levantarse de noche por llantos y luchar con las comidas.
Tengo tres varones, de seis años, un año y un mes. La verdad tuve la suerte de tener buenos embarazos, con un poco de malestar el primer trimestre pero ya después bárbaros hasta el final. El primero fue cesárea y después dos partos. Pudiendo elegir, elijo el parto toda la vida.
Cuando recién nos casamos a mi marido le surgió un trabajo en México y nos fuimos a vivir allá por seis años, dos de nuestros hijos son mexicanos y el tercero ya nació en Uruguay.
Cuando llegamos a México decidimos que lo mejor era que uno de nosotros estuviese en casa por diferentes motivos y la verdad la experiencia me sorprendió, nunca me imaginé que iba a disfrutar tanto de estar en casa con los chicos. Noto de verdad lo bien que les hace a ellos tener a uno de sus padres en casa y ni que hablar la tranquilidad que fue para nosotros saber que estaban en buenas manos, sobre todo en un país extranjero donde no contábamos con el apoyo familiar.
Actualmente opté por no trabajar full time pero más adelante me encantaría encontrar un esquema donde pueda trabajar unas horas, aunque sea desde casa, para poder tener tiempo con mis hijos.
Entiendo que en el país que vivimos es algo que no es viable para muchas familias, económicamente hablando, pero yo tuve la suerte de poder hacerlo y en lo personal agradezco el haber tenido la oportunidad de estar en casa con los chicos a esta edad.
Los hábitos que hay que transmitir a los niños en sus primeros años de vida son el orden, higiene, comida y sueño. Justamente estoy haciendo un curso de “primeros pasos” el cual recomiendo (www.iffduruguay.org) donde se habla de esto y te hacen ver por qué es tan importante generar estos hábitos en los niños. Parece algo básico pero tiene muchas dimensiones y en la vorágine en que estamos todos hoy, está bueno frenar a pensar qué educación queremos darle a nuestros hijos porque sino te dejás llevar por la inercia y se empiezan a pasar por alto cosas.
Algo que hizo mi madre, y que me gustaría inculcar en mis hijos, es el hábito de levantarse temprano para aprovechar el día. Recuerdo cuando yo era adolescente y me acostaba muy tarde los fines de semana, mi madre me hacía levantar para almorzar todos juntos y siempre me decía que si quería después podía seguir durmiendo. Más allá que en su momento no lo entendía o me enojaba, hoy lo valoro, porque gracias a eso se mantuvieron los almuerzos los sábados en familia, de los cuales tengo lindos recuerdos. Me encantaría repetir esto en mi familia y aunque pueda recibir alguna crítica, espero que después me lo agradezcan”.
Diseño sin título-100
Comentarios