Torta de duraznos y lavanda, por Mery Bernardi

Diseño sin título (1)

Que cosa que me encanta la lavanda en la comida. Se la puede incorporar de varias maneras, en este caso, una torta. La lavanda tiene poderes medicinales y es utilizada en todo el mundo desde tiempos remotos. Famosa por su poder tranquilizante, aplaca los nervios y calma las ansias. Baja el estrés que nos asecha sin cesar en nuestro día a día. Tiene propiedades anti inflamatorias, antisépticas y anti bacterianas.

Yo la uso casi siempre frescas. Con un pollo al horno y mucho limón es un éxito asegurado. ¡Pero no nos desviemos! Para esta torta te recomiendo cosechar unas espigas y secarlas colgaditas de una cuerda o un hilo boca abajo. Luego le extraes lo que sea de color lila/violeta/azulado (dependerá de la especie de lavanda que tengas cerca) y desmenuza con los dedos. ¡Te va a encantar!

Receta:

3 huevos

1 taza de azúcar

5 cdas de jugo de durazno (almíbar)

1 pizca de sal

1 cta generosa de canela en polvo

1 cta de bicarbonato de sodio

1 y 1/2 taza de harina

1 cta de pétalos de lavanda frescos

5 o 6 mitades de duraznos

Batir los huevos con el azúcar hasta espumar. Agregar el jugo de fruta o almíbar y continuar batiendo.

Mezclar aparte todos los secos menos la lavanda y agregar en dos partes a la mezcla de huevos, siempre batiendo con batidora eléctrica. Disponer en la tortera forrada con papel manteca de 22 cm de diámetro y colocar por encima las mitades de durazno, de manera decorativa.

Llevar a horno precalentado a 180•C. Hornear por 40 minutos, o hasta que esté cocida y dorada.

Sacar del horno y decorar con azúcar impalpable y pétalos de lavanda frescos de lavanda.

Comentarios