Cuarzo rosa: el curandero del corazón, por Lau Almeida

Diseño sin título (19)
Como ya conté en un post anterior, en el verano del 2012, luego de que falleció mi papá, me inicié en el primer nivel de reiki. El día de la iniciación mi profe, Victoria Pazos, nos hizo un regalito a cada iniciado y a mi me regaló: un cuarzo rosado, una pirita y un ganesha.
Desde el primer momento que tuve el cuarzo en mis manos, sentí amor y no en vano el cuarzo rosa es el cristal del amor incondicional y la paz infinita. Así es que cada vez que extrañaba a mi papá o estaba triste me la colocaba en el pecho, en el chakra del corazón y enseguida me calmaba. Si estaba nerviosa, me la colocaba en la panza. Es divina para dormir si así lo sentís. Esa misma piedra que tanto me acompañó, se la regalé a un amigo en un momento difícil de su vida y hoy en día tengo otras preciosas también.
De mi amor incondicional hacia ella, y gracias a la Biblia de los cristales que me enseña mucho, es que a continuación te cuento algunas de sus características y beneficios (:
Se encuentra en masas, drusas, estructuras granulares, en granos, venas y muy rara vez en hermosas estructuras cristalinas. El color va desde un rosado suave denso o translucido hasta un rosado dorado blanquesino.
En el antiguo Egipto era la piedra del amor y la belleza, por ello se pulverizaba y se hacían máscaras con ella, con el fin de usarla como maquillaje para embellecer el rostro. Durante siglos se la consideró como la piedra de la fertilidad y el amor, así como la piedra para atraer la paz, lo que se debe a sus suaves vibraciones. En la Grecia clásica era la mejor ofrenda que se le podía hacer a la diosa Afrodita.
El cuarzo rosa es la piedra del amor incondicional y la paz infinita. Es la piedra más importante para el corazón y el chacra corazón, ya que enseña la verdadera esencia del amor. Purifica y abre el corazón a todos los niveles, y aporta una profunda curación y autoamor. Calma, da seguridad y es excelente para usarlo en casos de trauma o crisis. Transmuta las energías negativas en vibraciones amorosas. Fortalece la empatía y la sensibilidad, y ayuda a aceptar los cambios necesarios.
En el plano emocional, es el mejor sanador, libera las penas y las emociones no expresadas, alivia el dolor interiorizado y sana las carencias. Facilita el perdón y la autoaceptación, invocando autoestima y confianza en uno mismo. El cuarzo rosa es altamente eficaz situado a nivel del corazón o en un rincón de tu habitación.
El curandero del corazón! Existen muchos otros cristales que trabajan curando el corazón; pero el cuarzo rosa inicia el camino entrando como un cirujano sutil dentro del corazón, detectando los dolores, los bloqueos, las penas, las ausencias, los vacíos y sanándolos completamente. Te ayudará a meditar y a relajar el ritmo acelerado de la mente.
Fortalece el corazón físico y el sistema circulatorio y libera las impurezas de los fluidos corporales. Situado sobre la glándula timo, alivia los problemas de pecho y pulmones. Sana los riñones y las glándulas suprarrenales, y mejora el vértigo. Se dice que este cuarzo potencia la fertilidad, alivia las quemaduras y rozaduras. Ayuda a enfermos de Alzheimer, Parkinson y demencia senil.
Los principales yacimientos en forma masiva se encuentran en Brasil, Estados Unidos, Japón, India, Sudáfrica & Madagascar.
Te deseo de corazón 1 cuarzo rosa en tu vida y que se expanda el amor.

Comentarios