Los baños no pasan de moda, por None Fossati

Diseño sin título (5)

En diseño de interiores, como en todas las ramas de la estética, se van siguiendo distintas tendencias. Cada época marca pautas de uso que se reflejan en la música, la vestimenta y también en la decoración. Pero hay estilos que no pasan de moda, son clásicos. Veamos como es la estética de los baños, en diferentes proyectos, pero que siguen este lineamiento.

FOTO 1

La primera foto es de un proyecto del que ya hablamos en una de las primeras notas y las siguientes son de otro: una obra que incluyó la reforma de una casa que tenía cuatro dormitorios, dos en suite, y dos que compartían un baño, con la idea de lograr cuatro habitaciones en suite. Para eso, uno de los baños se dividió y se le restaron un par de metros a un cuarto. Estos cuatro baños se diseñaron con una estética neoyorquina, evocando la impronta industrial y cosmopolita de las grandes ciudades.

FOTO 2

FOTO 3

¿Cómo se logra? El revestimiento preferido para las paredes es de azulejos tipo ladrillo en formato pequeño, blanco brillante con los bordes biselados, colocados en zig zag o, como se dice en la jerga, a junta trabada. También pueden ser de otros colores, actualmente se ha impuesto como referencia el verde oscuro. Una de las claves de estos diseños es la ausencia de tonos estridentes, tienden a ser monocromáticos. En este caso el piso fue realizado con pastillas, que actualmente se colocan con placas de varias, pero antiguamente se colocaban de a una. El revestimiento del piso evoca flores geométricas.

Para el equipamiento de este tipo de baños es difícil de encontrar muebles en el mercado local. Lo que aparece en las revistas y sitios de internet, no está en plaza. Cuando está en plaza, ya dejó de aparecer en los sitios de referencia. En este caso, se necesitaban además medidas especiales. Se trata de un mueble negro con pileta empotrada y estante bajo. De todas formas, en el estilo es más común ver piletas de una sola pieza, que tienen el pie incorporado, de losa blanca, aunque luego se hicieron en una gran variedad de colores.

Un detalle muy importante son las griferías, que acompañan el estilo con formas antiguas, rebuscadas, combinando bronce con porcelana. Apelar a griferías modernas para este tipo de diseños implicaría un error de criterio difícil de enmendar. Originalmente, en estos baños se empleaban cortinas para cerrar la ducha, aunque luego se incorporó el vidrio en diferentes modalidades de mampara. Si se quiere conservar el influjo distintivo y clásico, ponderando lo estético, el ideal es buscar cortinas blancas o neutras, con pliegues anchos y bordados. La mampara de vidrio, en cambio, proporciona menos belleza pero más funcionalidad y duración.

 

 

Comentarios