Tejer es el nuevo yoga, por Lau Almeida

Diseño sin título (35)

Como les contaba en la nota anterior sobre mi amor por el tejido y mis comienzos, en esta nota les cuento los beneficios de tejer desde un punto de vista más científico.

Tejer es una labor que ha sido recuperada en los últimos tiempos con gran éxito entre adultos, jóvenes y personas de mediana edad. Está comenzando a ser considerada una terapia de primer orden para numerosas dolencias, muchas de ellas relacionadas con nuestro frenético estilo de vida.

Dicen que tejer es el nuevo yoga; ¡y con mucha razón! (: Esta labor que antes se hacía por necesidad en las casas, hoy se ha convertido en un hobbie para muchas personas sometidas a una fuerte presión en su trabajo o en general en su vida diaria. Tejer es hoy por hoy una especie de vía de escape a la vertiginosa vida que llevamos. Los movimientos repetitivos y rítmicos de tejer, al igual que los de las asañas de yoga, son los responsables de las propiedades benéficas de practicar esta labor,  calmando nuestro ritmo cardíaco, nuestra respiración y creando una sensación de estabilidad y quietud. Cuando nos concentramos en tejer un punto y luego otro, la atención se focaliza en eso y la ardilla de la menta se calma. A diferencia del yoga, lo podés hacer cómodamente desde el sillón de tu casa, siendo ambas actividades relajantes, que aumentan nuestra capacidad de concentración, nos enseñan a manejar la frustración cuando no nos sale, aumentan el autoestima cuando logramos nuestro objetivo y mejoran nuestro humor. (:

El dolor, la depresión, la ansiedad y el estrés, las conductas adictivas e incluso la demencia senil son problemas que pueden mejorar cuando se teje. Mantener la mente y las manos ocupadas distrae de pensamientos negativos, ayuda a organizarse y a trabajar por objetivos, facilita la relajación, promueve la creatividad frente al comportamiento pasivo, mejora la coordinación ojo-mano en personas mayores y libera un neurotransmisor llamado Dopamina. Los científicos aseguran que la Dopamina es nuestro antidepresivo natural.

Un estudio realizado a principios de 2013 con más de 3500 tejedores, publicado en el British Journal of Occupational Therapy, constató que tejer ayudó al 47 % de los entrevistados a resolver sus problemas; al 37 % a olvidarlos, y al 39 % a organizar sus pensamientos. El 61% indicó también que tejer les ayudó a concentrarse en las cosas importantes, el 81% de los encuestados respondieron que se sentían más felices después de tejer y más de la mitad informó que se sentían “muy felices”.

Son ya numerosos los centros de salud, educativos o sociales que están comenzando a utilizar “la terapia de tejer”. También está recibiendo un decidido apoyo por parte de movimientos de artesanos/crafters, como por ejemplo, Stitchlinks http://www.stitchlinks.com/your_health_matters.html que lucha desde 2005 por implantar esta labor como herramienta terapéutica para mejorar problemas físicos, psicológicos, sociales y de comportamiento.

¡Así que a tejer se ha dicho!

Comentarios