Como hacer yogurt casero y no fallar en el intento, por Mery Bernardi

Diseño sin título (15)

El yogurt es un producto que a muchos nos encanta. Amo hacer tortas y salsas porque quedan deliciosas. Hay veces que me cuesta conseguir yogurt sin azúcar, necesario para mis salsas saladas. Por eso, esta opción de hacerlo casero es práctica y ¡funciona de maravillas! Lo podes usar para hacer helados de yogurt, aderezos agregando sal-pimienta-ajo-cilantro-aceite de oliva y menta para comer falafel, como desayuno con frutas y granola, como sustituto de la salsa blanca, etc.

Es muy simple. Vas a necesitar:

1 lt de leche (si es de las más baratas, mejor)

1 pote de yogurt natural (250 gr. aprox)

1 recipiente tipo frasco de 1 lt de capacidad o más, para que quede un espacio entre el yogurt y el borde del frasco.

Pone a calentar la leche en una ollita. No puede hervir. Tiene que llegar a 75-80 •C. Si tenés termómetro de cocina es un golazo. Si no, podes guiarte por tu dedo. Metelo en la leche. Tenes que bancar 6 segundos sin quemarte. Cuando empiezan a formarse mini burbujas en los bordes de la olla, ¡está lista! Apaga el fuego.

Pone el yogurt en un cuenco donde puedas mezclar cómodamente. Echale un poco de la leche caliente al yogurt y mezcla. Luego, pasa esta mezcla de leche y yogurt al resto de la leche y revolver bien. Pasa toda la mezcla a un frasco y envolver con un trapo o paño para que mantenga el calorcito, y ponerle un trapo por encima, para que respire. Lo ideal es hacerlo en la noche y dejarlo hasta la mañana siguiente. No lo dejes en correntadas de aire o en lugares fríos. Dentro de uno de los armarios de la cocina va perfecto. Aquí va a producirse la fermentación y la multiplicación de las bacterias que forman el yogurt. Por eso tiene que estar seco y calentito.

Al otro día, tapar hermético y llevar a la heladera por algunas horas. Si querés saborizarlo o endulzarlo a tu gusto, se hace ahora. Podes ponerle una ramita de canela o cascara de limón. Miel, cáscara de naranja, vaina de vainilla o extracto. O si no podes usarlo natural. ¡Es súper versátil! Y si querés volver a hacer, no te lo comas todo. Acordate de guardar un poco para el próximo litro de leche. ¡Y así podes hacerlo de por vida!

Si quisieras que te quede más cremoso, podes agregarle una cucharada (o lo que quieras) de leche en polvo o usar menos leche por cada 250 gr. de yogurt natural.

Comentarios