5 Tips para que el diseño de tu casa te haga feliz, por None Fossati

3

La decoración de nuestra casa puede ser un gran desafío. Esta tarea que al principio parece sencilla y nos genera mucha ilusión, se puede tornar frustrante y agotadora; lograr el resultado que queremos no es tan fácil como parece. Como decoradora me enfrento a las más variadas situaciones a la hora de proyectar espacios, desde clientes que saben lo que quieren, los que saben lo que no quieren y la mayoría: aquellos que en el proceso van descubriendo la idea exacta de lo que les gusta y lo que no. Los diseños son tan variados como personas existen, pero para lograr un buen resultado tengo tips básicos.

1

#TIP 1 > Hacer un plan.

Este es el tip más importante de todos. Sin ser un diseñador profesional, y aunque no se vaya a contratar uno, puede tenerse un plan de antemano y es gran parte del éxito final. ¿Cómo hacer un plan? Puede ser a mano o por computadora, se dibuja el espacio con una escala (se puede tomar, por ejemplo, 1 metro = 4 centímetros) y se pueden dibujar por otro lado los posibles muebles con la misma escala, después se pueden cortar y colocar sobre el dibujo vacío del espacio, de esa forma (muy casera pero efectiva para quiénes no trabajan con autocad u otro tipo de herramientas informáticas) se van probando las distintas distribuciones posibles. Una vez que nos decidimos por una distribución, ya sea con muebles que tenemos o con los que vamos a comprar, pasamos a la segunda etapa que es la estética. Significa establecer un criterio en la decoración, lo que comúnmente decimos “el estilo”. No importa cómo lo nombremos, o si inventamos una palabra para definirlo (minimalista, moderno, sobrio, bohostyle, etc.) lo que importa es tener claro hacia dónde nos dirigimos, elegir la combinación de materiales, la gama de colores, el hilo conductor. Esto no significa -para nada- elegir dos colores y cerrarnos en eso, sino ver todo el conjunto entre terminación de paredes, muebles, objetos y la interrelación generada entre ellos.

En el caso concreto de nuestra casa, una pequeña cabaña en los bosques de Montoya, elaboramos un plan minucioso, tuvimos planos de antemano, hicimos dos propuestas de distribución que finalmente se fundieron en una. Básicamente una casa que en su volumetría pareciera más chica de lo que es, al estilo “casa de muñecas”, con dos dormitorios, un baño y un área de estar. La clave era una gran estufa a leña y una cocina abierta e integrada. Después pasamos a la idea estética. Nuestra premisa (más allá de que yo soy la diseñadora, hicimos un buen equipo con mi marido) era que la casa fuera luminosa, cálida y despojada. El blanco es el color que nos da esa calma y unifica todo el diseño, también muy presente en las casas de esta tipología estilo americano. Predomina el blanco y se suma lino beige en los sofás y sillas, mármol de carrara en cocina, cemento en la estufa leña. En definitiva: todos colores claros y frescos. La intención no era crear una escenografía sino un hogar simple que evocara tranquilidad y homogeneidad a través de las decisiones estéticas. El toque de color y atractivo visual lo aportan tres cuadros pintados a medida (de goodobjects) y tres luminarias industriales (de MásInfinito). Son contundentes y evocan tres ventanas al jardín.

# TIP 2 > No siempre lo que pensamos que más nos gusta en decoración es lo que nos hace feliz en casa.

Puede ser que nos enamoren los espacios teatrales con madera oscura, sofás de cuero añejado y grandes bibliotecas negras y, sin embargo, para el día a día nos brinde más felicidad habitar un espacio claro y luminoso sin grandes contrastes ni acumulación de objetos antiguos. Entonces, a la hora de decidir lo que queremos para nuestra casa tenemos que analizar lo que nos da calma, tranquilidad y se amolda a nuestro estilo de vida cotidiano, ya que el diseño de interiores no es una escenografía para ver, es un lugar donde querer quedarse, donde sentirse cómodo y, sobre todo, donde se logre una sensación de calma y plenitud.

2

# TIP 3 > Pensar la funcionalidad desde nuestra vida y costumbres.

Un ejercicio que me gusta practicar a la hora de pensar cada nuevo diseño es cómo se vive o se va a vivir ese espacio. Las funciones que va a cumplir, y cómo se van a resolver. Esto significa, el perchero para dejar las cosas al llegar, el espejo para mirarnos antes de salir, si es un comedor pensado para grandes reuniones o van a comer pocas personas generalmente. Los detalles de las rutinas diarias hacen que cada diseño se ajuste a la vida del lugar y no sea posible diseñar modelos preconcebidos que podrían replicarse en cualquier casa.

# TIP 4 > Los recuerdos de viajes o regalos de amigos no siempre son aliados en la decoración.

Es verdad que cuando viajamos nos tentamos a comprar souvenirs de las diferentes ciudades o lugares que visitamos, pero no es recomendable para exhibir en las decoraciones. Suele suceder que estos objetos en lugar de trasladarnos al destino al que fuimos, terminen jugando en contra del diseño integral del espacio, generando caos y desorden. Finalmente queda una mezcla de colores al azar que no siempre es acertada, con tamaños que no son los ideales en ningún mueble. Por eso, cada cosa que vamos a poner sobre una pared, un estante, o una mesa, tiene que ser acorde al diseño prestablecido, puede ser que ya tengamos muchos objetos, pero generalmente hay que descartar varios por el bien del espacio.

# TIP 5 > La luz natural y artificial son claves para el estado de ánimo.

Proyectar una casa de cero tiene la ventaja que podemos prever el asoleamiento. En nuestro caso, al pensar la casa pensamos el recorrido del sol, y dónde lo queríamos recibir a la mañana y donde a la tarde, y recibirlo en todas las habitaciones. Es difícil que nos resulte agradable cocinar en un espacio que no tiene ventilación natural, también es ideal recibir sol en las áreas de estar ya que esto renueva las energías. En caso de que la casa ya esté hecha y no haya planes de reforma o, como la mayoría de los casos, se trate de un apartamento dónde no se puede agregar luz natural, todavía tenemos la iluminación artificial para sacarle partido. Cuando se trata de la luz artificial tenemos que prever luz general para iluminar todo el espacio, luz puntual para focalizar algunos objetos, y principalmente luz cálida, en lámparas de mesa o de pie, que es la luz más agradable para relajarse.

4

Comentarios