Recuperar a alguien es más difícil de lo que uno se imagina, por Belu Mare

pexels-photo-298660

Varias veces le doy oportunidad al amor. Siempre pienso que después de un tiempo y que uno intenta demasiado, mucho trabajo, mucha gente y mucha cosa nueva, no voy a poder con eso. Bah, no es no poder, es no querer. Pero no es así.

Creo que todos pasamos por eso, todos tuvimos de esos momentos, ¿ no? Bueno. Qué mierda es cuando te gana la inseguridad y te comen los problemas. Cuando te gana tu ego porque solo pensas en que no tenes trabajo o en que estás muy cansada o que pasa tal cosa. Cuando estás completamente en otra y empezas a dejar a la otra persona de lado, porque solo te importan tus cosas, porque esos problemas son los importantes. Todo se viene abajo. Vos pensas que estás dando todo tu máximo, pero no, porque no es tu máximo sano sino que estás dando tu máximo malo. Lo peor. Y ahí es cuando empezamos a arruinar todo.

Es algo clásico del ser humano, no se sientan mal. Nos pasa a todos, como ya dije, pero algo muy cómico es que nos pasa a todos sabiendo qué es lo que nos pasa. La pregunta es: ¿Por qué dejamos entonces que nos amen si sabemos que no podemos dar tanto amor? En otras palabras: no podemos dar la cantidad de amor que nos da la otra parte o, para no comparar, no podemos ser buenos con otros porque no lo estamos siendo con nosotros mismos.

Bueno, esa es una de las cosas que varias veces hice mal. Acá no hablo de amor, sino hablo de lo bueno, lo lindo, lo diferente a lo de siempre, eso de como las personas auto-destructivas tratamos de alejar todo lo bueno cuando lo tenemos. En ser mi propio enemigo.

Cuando no lo tengo lo extraño, ¿pero qué pasa cuando lo tengo? Lo descuido. El dicho de “cuando uno no tiene algo es cuando lo quiere” es totalmente verdad. También creo que uno cuando ya no está con la persona es cuando define si está enamorada o no, ¿no? Cuántas veces me ha pasado de terminar una relación porque ya no sentía amor y cuántas otras me pasó de terminar algo y darme cuenta de que amo profundamente. Me ha ganado la nostalgia. También me ha ganado la ansiedad de querer todo ya y no esperar a que las cosas pasen a su tiempo.

Recuperar a alguien es más difícil de lo que uno se imagina, es tan difícil como dejar soltar.

Comentarios