Esos NO que decimos los padres en vacaciones, por Magdalena Piñeyrúa

foto 1

Pobres mortales, pobres gentes sin hijos que veranean cercanos a una familia con niños. Pobres oídos inocentes que deben escuchar en todos lados, a toda hora y durante todas sus vacaciones a esos padres y madres vociferantes, más molestos aún que sus propios retoños.

¿Por qué educar en vacaciones? ¿Por qué rezongar? ¿Por qué, de hecho, hablar?

Observando mi propia conducta y la de varios padres veraneantes con los que me crucé, y habiendo notado que la palabra más repetida en promedio es NO, he decidido agrupar las frases más dichas por nosotros en verano, en un breve listado  al que denominé: “Esos NO que decimos los padres en vacaciones”. Allí va…

-En la playa: “No te vayas lejos… No pierdas de vista nuestra sombrilla… ¡No, esa galletita ajena y enterrada en la arena no te la comas!”

-En la piscina: “No corras por el borde que te vas a resbalar, que te vas a reventar,  que la vas a pinchar, que te vas a matar. Y no hundas a tu hermano.”

-En el viaje de ida: “No, todavía no llegamos. No, todavía no llegamos, No, falta. No, todavía no llegamos.”

-En el supermercado: “No, acá no que es carísimo. Soltá eso, devolvelo, dije que no.”

-En la previa a los reyes: “Si no se portan bien, no vienen los reyes”.

-En el camping: “No, con arena en la carpa no”.

-En el Chuy: “No, la vincha de Xuxa, no”.

-Todo el día: “No… al sol no… ¡¿No te dije mil veces que no te saques el gorro?!”

-Al final: “No, lamentablemente no podemos tener vacaciones para siempre”.

Comentarios