Cómo decirle adiós a los celos

Cómo decirle adiós a los celos

Los celos tienen el poder de hacernos sentir miserables y hasta arruinar nuestras relaciones. Y, aunque está claro que los padecemos, a veces es muy difícil evitarlos. Generalmente surgen de la mano de sentimientos posesivos, inseguridades y una sensación de traición. En este escenario, tal como sucede con cualquier otra emoción negativa, es como si algo se apoderara de nosotras. ¡Y ahí es cuando perdemos el control!

Pero, ¿qué pasa si afrontamos los celos como lo haríamos con cualquier otro hábito negativo? El primer paso para superarlos es la aceptación, es decir, volvernos conscientes de que hay algo que deseamos trabajar. Una vez que tomamos esa decisión, podremos ver con mayor claridad que muchos de los pensamientos que se proyectan en nuestra mente no son 100% objetivos.

Una de las resistencias más comunes en este proceso de aceptación es esa vocecita que nos dice que “nuestros celos están bien fundamentados” pero, vamos a ser sinceras, la realidad es que al final las únicas que los padecemos somos quienes los sentimos.

Aquí compartimos con ustedes algunos hábitos que podrían ser grandes aliados en el camino para despedirse de los celos.

 

Cambiá tus creencias

Una vez que las emociones aflictivas que provocan los celos se apoderan de nosotras, es muy difícil volver a tomar el control de la situación. Pero, ¿qué pasa si cortamos de raíz las creencias que disparan los celos?

Generalmente, los celos están directamente relacionados con la autoestima. Y, a su vez, una autoestima baja es el resultado de creencias negativas que tenemos de nuestra propia persona: ‘no soy lo suficientemente buena’, ‘nunca voy a ser tan atractiva como…’, ‘no puedo hacer x cosa…’,

Trata de identificar cuál es la historia que te contás día a día en tu cabeza y dejá de creer en ella si no contribuye a tu bienestar. ¿Lo mejor de todo? Es muchísimo más fácil dejar de creerla que insistir en hacerlo cuando ni siquiera te hace bien.

 

Despedite de la comparación

Cuando nos sentimos inseguras, es muy fácil caer en comparaciones. Si siempre tenemos un ojo mirando hacia un lado, siempre vamos a encontrar que estamos rodeadas mujeres más jóvenes, flacas e inteligentes que nosotras. Tratar de analizar por qué te elige a vos entre todo el resto y sentir que no te lo mereces es un hábito destructivo que no aporta nada positivo. En cambio, opta por confiar en la capacidad de tu pareja de elegir a quién amar.

Como decía  Osho,  “sólo es posible no sentir celos cuando llegas a aceptarte hasta el punto de que no exista comparación posible, de que no te compares con nadie. Incluso si el hombre al que amas se va con otra mujer, no se establece la comparación; se trata de un simple hecho: se siente atraído por esa mujer. No te crea conflictos con ella, ni dice nada sobre ti. Si dice algo, es sobre el hombre, no sobre ti, no guarda ninguna relación contigo.”

 

 

 

 

Comentarios