FLORES DE INVIERNO. LA CAMELIA. CARACTERÍSTICAS Y CUIDADOS, por Inés Rial

camelia

El año pasado mi hermana Paula me sorprendió regalándome una Camelia (Camellia japónica) que planté en primavera. En la foto registré la primer flor que dio este lunes. Y si, soy de las que se emociona cuando mis plantas florecen, o cuando mis semillas brotan, creo que es maravilloso plantar, cuidar, y ver los resultados de ese trabajo, es un sentimiento indescriptible que me alegra el alma.

Las Camelias son plantas que siempre me encantaron por su belleza delicada y elegante. Las mismas son arbustos perennes de origen asiático, de flores grandes y solitarias, que son admiradas en el mundo entero, a pesar de carecer de fragancia.

Existen distintos tipos de Camelia, las de flor simple, con una corola con cinco pétalos y muchos estambres y las dobles y semi dobles, que tienen muchos pétalos y son más cerradas.  El color de estas flores es variable, hay blancas, rosadas y rojas, y también variegadas. Sus hojas son ovaladas color verde oscuro brillante.

Para cuidar este tipo de planta debemos procurar tener una tierra con un PH ácido, abundante materia orgánica y buen drenaje.  La misma debe estar en un lugar fresco a la sombra o media sombra, evitando el sol directo y debe mantenerse la humedad.

La camelia debe ser regada regularmente evitando mojar sus flores, y el mejor momento para podarlas es luego de que florezcan, para esto debemos cortar las ramas por encima de la segunda o tercer yema. De esta manera tendremos muchas flores la siguiente floración.

La camelia se puede  plantar tanto en tierra directa como en macetas, para esto debe procurarse un recipiente suficientemente grande para que la misma tenga un desarrollo radicular adecuado.

Esta es una planta que da gusto de tener en nuestro jardin o terraza, y que importante tener plantas que florezcan en esta época del año, arrancándonos una sonrisa cada vez que las vemos en su esplendor.

Foto sacada por: Inés Rial

Comentarios