Flor de invierno. VIOLETA DE LOS ALPES. ¿Cómo cuidarla? por Inés Rial

Diseño sin título (6)

Hoy quiero contarles sobre la nueva integrante de mi casa, la Violeta de los Alpes (Cyclamen persicum), una planta que con su floración tan llamativa alegra estos días invernales y levanta hasta el bajón de un domingo gris.

Esta es una planta rizomatosa, de porte globoso, que florece desde el otoño hasta la primavera.
La misma llega a una altura de 30 cm y tiene hojas verdes con gris veteado, lo que le da un atractivo adicional.
Sus llamativas flores son como voladitos de color que puede ser blanco, rosado, rojo, violeta o combinado.

La Violeta de los Alpes es una planta resistente pero que tiene que tener ciertas consideraciones a la hora de su cuidado. Puede  estar tanto en interior como exterior, pero es importante que reciba mucha luz, de manera indirecta. Si está adentro debemos ubicarla en un lugar muy luminoso, con una temperatura entre 15° y 20°. también debemos mantenerla lejos de las fuentes de calor, que no le gustan nada y enseguida se debilita. También debemos tener mucho cuidado con el riego, manteniéndola con humedad, pero no regando directamente la tierra, debemos hacerlo de abajo hacia arriba, colocando un platito con agua por debajo y dejando unos minutos.

En verano esta planta permanece en estado durmiente, es por esto que debemos retirarle las hojas y dejarla reposar, hasta que brote con el descenso de la temperatura y el comienzo de las lluvias.

Definitivamente el invierno me tiene mirando para adentro, buscando maneras de darle vida a mis espacios, investigando sobre las plantas de interior siguiendo el movimiento  “urban jungle” (o jungla urbana). Movimiento del que les contaré próximamente.

Por el momento, conozcan esta planta que hoy está en su esplendor, una opción perfecta para darle color al hogar en los meses fríos, donde las plantas en flor son pocas.

Foto sacada por: Ines Rial

Comentarios