EL CABELLO: SABIDURÍA CÓSMICA, por Lau Almeida

cabello

El cabello, incluímos aquí también toda las vellosidades que se encuentran en nuestra epidermis, son filamentos muy esenciales que hasta el presente han sido desconocidos como fuente de vitalidad. El cabello y el bello corresponden a un sistema natural que emerge del interior de nuestro organismo desde la dermis y ofrece la protección de algunas zonas vulnerables, como son órganos sexuales, axilas, fosas nasales, ojos, etc. El cabello también es extensión del sistema nervioso a través del cual el organismo está conectado electrónicamente con su entorno.

Algo muy importante a saber es lo perjudicial del corte de cabello y la depilación, ya que esto acarrea un terrible daño al equilibrio vibratorio del organismo y deja expuesto al cuerpo a una constante intoxicación energética y de sustancias del ambiente, ya que el cabello y el bello absorben sustancias del entorno, para precisamente filtrar este ingreso de sustancias y de vibraciones. Estos receptores o antenas poseen en la punta un sistema de micro capas llamadas KAPHER UR que son las encargadas de filtrar la sustancias que hay en el ambiente para que estas no tengan libre ingreso al organismo sino que solo ingresen aquellas beneficiosas.

Así veremos que un ser con cabello largo y cuidado es alguien mucho más intuitivo y propenso a una vida espiritual, ya que la sensibilidad con su entorno le permite percibir con mejor claridad las circunstancias, llegando a ser mucho mas comprensivo.

El cabello es la manifestación física de nuestros pensamientos y una extensión de nosotros mismos; lo mismo sucede con los pensamientos de la madre Tierra, podemos ver el constante crecimiento de su cabello de hierba; que desde tiempos ancestrales fueron usados por los pueblos indígenas con fines medicinales, de curación física y espiritual o en rituales que ellos consideraban sagrados.

El cabello nos brinda la dirección a lo largo de nuestra vida; cada uno de nuestros cabellos nos representa a nosotros mismos, son puntos de conexión fuertes tanto de nuestro cuerpo como de nuestro espíritu según los pueblos indígenas. En todos los pueblos de la tierra existen cuentos o leyendas en donde el cabello juega un papel crucial en el destino de los protagonistas, por ejemplo aquellas historias que cuentan sobre los hechiceros o brujas que emplean el cabello de una persona, aunque no es el cabello en sí lo que usan para ese propósito sino las emociones que lleva dentro.

En muchos países del mundo los hombres y mujeres de sabiduría han llevado el cabello largo; en cambio en los lugares donde se ha presentado la tiranía en cualquiera de sus formas, el cabello corto ha sido obligatorio y éste, junto a otros factores ha culminado con la derrota espiritual y física de los pueblos.

El cabello tiene su propio lenguaje y carácter, y la forma en que sea peinado es sumamente importante:

La raya al medio representa la alineación del pensamiento, la trenza: la unidad del pensamiento con el corazón, el cabello suelto significa seguridad y el cabello recogido convicción. Aunque actualmente las personas se peinan sin conocer el significado de sus acciones, el estilo en que se use el cabello es importante ya que la forma en que uno lleve el cabello repercutirá directamente sobre nuestro estado de ánimo.

Adentrándonos al pensamiento de los pueblos indígenas, encontraremos que la forma de llevar peinado el cabello era de suma importancia ya que de esta manera se describía y anunciaba su participación en diversos eventos: matrimonio o guerra, alegría o duelo. A través del cabello y los tocados que se llevaba, se podía saber la madurez de las personas, su estatus en la sociedad o los tiempos de paz y guerra.

Los peinados eran como las estaciones; cambiaban en ocasiones públicas, privadas y ceremoniales. El cabello representaba los pensamientos y el estado espiritual del individuo; mostrando los vínculos y la unidad espiritual de su familia y definiendo la armonía cultural y el alineamiento espiritual de su comunidad. El cabello representaba los estados de la naturaleza, fluían en línea recta como las cascadas o eran ondulados como el agua del río. A los niños indígenas se les enseñaba a lavar y enjuagar el cabello. El cuidado de sus cabellos era tan importante como el mantenimiento de su salud física y espiritual; también se les enseñaba a crear los peinados rituales usando madera, huesos, plumas o piedras como tocados.

Las mujeres indígenas de los pueblos nativos del norte creían que al peinarse el cabello todos los días le daban fluidez a sus emociones y pensamientos.

El cabello que se caía o quedaba acumulado en los peines era recogido y mantenido en una bolsa; al llegar la luna llena las mujeres se reunían en una ceremonia y ofrecían el registro de sus sentimientos e ideas acumuladas en el cabello caído a los espíritus del fuego, tierra y aire para que fueran bendecidos; posteriormente las ofrendas de cabello eran colocadas en el fuego sagrado y los pensamientos y emociones de cada una de ellas se elevaban junto a sus oraciones a través del humo y el viento hasta llegar a la luna.

Para los pueblos indígenas el cortar el cabello no solo representaba el corte de la corriente de su pensamiento sino en algunos casos una deshonra. Una guerrero con el cabello cortado en la batalla, no tendría lugar en el seno de sus ancestros pues no tenía alma, ni recuerdos, ni corazón. Automáticamente se convertiría en un espíritu gris atrapado entre los mundos. En las enseñanzas de muchas tribus indígenas el cortar el cabello representaba un proceso de duelo o la proximidad con la muerte. El cabello era un elemento místico en todas ellas. No permitían que nadie tocara su cabello sin su permiso.

Dicen que en la guerra de Vietnam, fue demostrado por estudios comisionados por el gobierno, que los soldados indígenas de las reservas Indias de América que fueron reclutados para la guerra, una vez les cortaban sus cabellos perdían sus capacidades excepcionales, casi sobrenaturales. Antes de tratar de convencerles a unirse a ellos, eran cuidadosamente seleccionados por sus capacidades de rastreo y supervivencia. Cualesquiera que fueran sus talentos y capacidades en la reserva, misteriosamente desaparecían, y eso ocurría una y otra vez cada vez que se les seleccionaba.

Los fallos continuados llevaron al gobierno a invertir en pruebas muy caras para dar con lo que estaba ocurriendo. Al iniciar esas pruebas se vio que cuando se les preguntaba sobre su incapacidad para hacer aquello que se esperaba de ellos, los hombres mayores contestaban una y otra vez que eso se debía a sus cortes de pelo militares y que no podían “sentir” al enemigo, ni acceder a su “sexto sentido”, su “intuición” y que por eso sus sentidos no podían ser fiables, ni ellos podían “leer” las señales más sutiles, ni acceder a información extrasensorial de tipo sutil.

En varios ensayos se constataba que una y otra vez el hombre con el pelo largo mantenía los mejores resultados y el hombre con el pelo corto fallaba en las pruebas en las que antes había mostrado buenos resultados.

Ejemplo: el seleccionado está durmiendo en los bosques. Un enemigo armado se aproxima cuando el hombre duerme. El hombre de pelo largo se despierta de su sueño con un fuerte sentido del peligro y se aleja antes de que el enemigo esté cerca, antes incluso de que se escuche al enemigo o su paso sea audible.

El pelo es una extensión del sistema nervioso, puede ser correctamente visto como “nervios exteriorizados”, un tipo de “hilos sensitivos” altamente evolucionados o “antenas” que transmiten una enorme cantidad de información al cerebro, al sistema líimbico y neocortex.

No solo el pelo de la gente, incluyendo el facial en los hombres, ofrece un camino para que la información llegue al cerebro, sino que emite energía, energía electromagética emitida por el cerebro al medioambiente exterior. Cuando el pelo es cortado, el envío y emisión de transmisiones desde y al medioambiente es altamente alterado. Esto resulta en “bloqueo de información”. Cortar el pelo es un factor que contribuye a que no percibamos el estrés medioambiental en nuestros ecosistemas locales. También contribuye a insensibilizarnos en las relaciones de todo tipo. Contribuye a la frustración sexual.

La historia de Sansón y Dalila de la Biblia parece tener mucha verdad codificada que decirnos. Cuando Dalila le corta el pelo a Sansón, el invencible Sansón es por primera vez vencido.

Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para estar en sintonía con los fluídos naturales, esto no solo traerá vida a nuestra vida, sino que también nos proveerá de facultades de tipo suprasensorial, que es el despertar de las virtudes naturales del ser humano; aquel otro 90% de nuestro cerebro sin usar.

También es importante tener en cuenta aquellos productos con que cuidamos nuestro cabello…..

Así que a dejarse el pelo largo y cuidarlo! Nunca es tarde para re-aprender todo aquello que nuestros ancestros nos han enseñado.

Comentarios