Cuando perdí a mamá en el supermercado, por Belu Mare

Diseño sin título-105

El otro día me puse a pensar que ahora los niños no se pierden en el shopping o en el súper como lo hacíamos antes nosotros (tengo 30 años). También pensé que debe ser por los celulares que hoy tienen todos y en ese momento claramente no teníamos (porque no existían). Seguro que si me perdía en vez de pensar que era el fin del mundo y entrar en una crisis existencial, agarraba mi Smartphone y llamaba a mi mamá. Eso no sucedía. Creo que todos nos acordamos de la sensación de vacío de cuando nos perdíamos y era el fin del mundo. Así que en honor a mi mamá y mi papá y en honor a esa sensación que ya no la sienten por la tecnología, escribo este artículo.

¿Qué cosas se te ocurrían cuando eso pasaba?

1) Calculo que ahora vivo acá.
2) Ahora todo lo que hay en la tienda es mío. Tengo todos estos juguetes, toda esta comida, estas camas. El shopping es mío.
3) ¿Dónde estás mamá?
4) Nunca me dejaría, me voy a quedar quieta acá así sabe dónde estoy.
5) Voy a dar vueltas buscándola. Pero capaz que ella hace lo mismo en el mismo sentido y nunca más nos encontramos.
6) Anoche me dijo que me iba a regalar porque no ordene el cuarto.
7) Algo malo debo haber hecho para que me abandonen así.
8) Nunca más voy a ver mi cuarto.
9) Nunca más voy a verla. Quiero llorar.
10) No se quiénes son todas estas personas alrededor.
11) Voy a extrañar a mis compañeros de clase.
12) Mamá yo te amo, no puedo creer que no la encuentro.
13) ¿Me estará buscando?
14) Igual es divertido vivir acá de noche. Puedo comer lo que sea, hacer lo que sea.
15) Si nadie me encuentra voy a tener que pedir ayuda.
16) Esa señora no es mi mama, ¿A dónde me van a llevar?
17) Extraño a mi mamá.
18) Mamá. Ahí estas. Hola mamá. Perdón. Nunca me pierdo. Lloro. Te encontré. Pensé que nunca más te iba a ver. Perdón por hacerte pasar por esto.
19) ¿Estoy en penitencia? Pero. Me hubiese quedado a vivir en este shopping.

Jaja. Intente hacerlo con un poco de humor.
Pero creo que todos nos acordamos de ese momento que alguna vez que otra nos
perdimos.
Si tenes una mega anécdota sobre eso, contala. Quiero leerla.

Comentarios