Mujeres de Montevideo: María Inés

Diseño sin título-92
“Siempre tuve la inquietud de emprender. Trabajo en una consultora internacional desde hace 15 años y plantearse salir de la zona de confort siempre es una decisión difícil de tomar. Estuve vinculada al second hand muchos años como proveedora y también invertí en una web del rubro. Hace un año y pocos meses decidí emprender con So Vintage en paralelo con mi trabajo en la consultora. Sentí la necesidad de desarrollar mi lado lúdico y creativo, como un desafío personal.
La ropa vintage siempre me atrajo y disfruto esa búsqueda de tesoros en todas partes, acá en Uruguay y en viajes. Tal vez sea porque mi madre tenía buen gusto y una elegancia increíble. Recuerdo esas prendas nobles, tejidos, lanas, brocatos, sedas, con las que amaba disfrazarme. Comprar prendas vintage/new vintage o second hand,  hoy por hoy para mi representan y revalorizan un cambio en los hábitos de consumo que creo fervientemente es muy necesario. Vivimos en un mundo en el cual las marcas de fast fashion se disputan el mercado con prendas económicas, de dudosa calidad y confección, instaurando el concepto de consumir cada vez más prendas y de crear una necesidad que no existe. Además, todas las tendencias actuales refieren a alguna época o estilo y son siempre una inspiración. Prendas vintage bien conservadas y de materiales nobles, telas y estampados que ya no se fabrican más y por lo tanto son únicos, resurgen para competir una industria textil atiborrada de prendas que además es la segunda contaminante del planeta.
Me acompañan en este camino muchas personas. Pareja y familia son un apoyo e impulso fundamental. Va variando el equipo y me gusta trabajar con diferentes personas y estilos, profesionales o no, en las producciones de fotos.
Para ser emprendedora creo que es necesario tener mucha paciencia, creatividad, pasión, visión y convicción por lo que haces. También es fundamental tener un Plan de Negocios para saber si el negocio es rentable o no y plantear diversos escenarios, por ejemplo, de canales de venta. En este momento del proyecto me encuentro analizando diversos canales de venta sobre todo digitales. Una tienda física en estos momentos requiere de una inversión y costos fijos difíciles de sobrellevar con el poco apoyo que da el gobierno a los emprendedores. Tuve mis prendas a la venta en la tienda Revolver en Sinergia Design. La feria @Revolver también es un evento muy importante para la cultura vintage y es una instancia de venta muy enriquecedora. Para el verano 2019, tuve mi espacio de venta en @lacasita.manantiales con resultados super positivos también.
El publico de So Vintage es super amplio en edades, desde 18 a 65 años y cada uno encuentra su prenda que le activa todos los sentidos como unflash back a lugares, personas o momentos. Los más jóvenes están super ávidos de todo lo vintage y eso hace unos años no pasaba tanto. La curaduría de las prendas es muy importante para mí y me fascina la búsqueda de esos tesoros acá en Uruguay y en viajes.
Como anécdota recuerdo que en el verano de 2018 durante un evento Ximena Torres me conoció y se copó con algunas prendas comentándome que tenía una muy linda curaduría. Unos meses después cuando lancé el Instagram @sovintage74, se interesó por varias prendas publicadas en mi perfil y fue copado verla en la gala de Omeu en el Solís con un vestido So Vintage que parecía hecho a su medida y la representaba totalmente. Hace poquito le hicieron una entrevista en la revista de diseño @Doblealtura y mencionó que su marca de ropa vintage favorita es So Vintage, así que super agradecida, me da impulso y siento que voy por el buen camino”.
Comentarios