Mujeres de Montevideo: Camila

Diseño sin título-89
“En 2015 me fui a vivir a Barcelona donde me terminé de enamorar de la pastelería. Yo había estudiado gastronomía con enfoque en pastelería y postres. Cuando volví del viaje, armé mi proyecto.
Allá había conocido la escuela de una mujer rusa y un par de años más tarde, ella me llamó para trabajar allá, por lo que pasé otro año en Barcelona. Aprendí mucho en su escuela de pastelería. Me vinculé con muchos profesionales del medio y descubrí mucho sobre la pastelería moderna y de autor. Con el corazón allá y acá, decidí volver y abrir formalmente mi empresa. Ahora estoy enfocada en seguir creciendo y aprendiendo.
La propuesta que hago es dulce, tengo los clásicos red velvet, carrot cake y los nuevos como choco bruce, inspirada en la torta de chocolate de la película Matilda. Además, me encanta hacer pastelería fina de vitrina, como mini postres, postres boutique, con sabores diferentes por ejemplo frambuesa y té verde.
Tengo el retiro en mi casa, y cuento con una cocina grande. Por ahora no está en mis planes poner una pastelería pero sí continuar y seguir trabajando así. En este camino me acompañan mis padres y mi hermana, que se ponen la mochila por la empresa y estoy muy contenta por eso.
El nombre de la empresa es Camomila, como la flor de la manzanilla. Es una mezcla de mi nombre también, y mis amigas ahora me llaman así.
La cuenta de Instagram es @camomilapastelería”.
Comentarios