Mujeres de película: Polly

Diseño sin título (88)

Polly lleva una vida simple, vive con su mascota y tiene un cargo laboral que no es muy desafiante para ella. No tiene interés en el matrimonio ni en una relación duradera, hasta que el reencuentro con un compañero de la secundaria la obliga a replantear ciertos aspectos de su vida.

Ruben y Polly coinciden en una muestra de arte y a partir de allí comienzan a salir. Descubren que pasan muy bien juntos, más allá de sus múltiples diferencias. Pero llega el momento de dar otro paso en la relación y es allí donde comienza para Polly el desafío y así el desequilibrio entre ambos.

Polly refleja a la mujer que no quiere compromisos porque cree que así puede perder libertad. A ella le queda cómodo no rendir cuentas a nadie. Parecería que  decidir todo en la vida por una misma es lo que convierte a la soltería en una elección más que en un estado por descarte.

A través de las escenas de la película nos damos cuenta de una verdad: el desinterés en el compromiso muchas veces va de la mano del miedo. Polly es presa de la inseguridad. A ella la marca la desilusión. Las experiencias del pasado pueden marcarnos a la hora de tener que decidir un estilo de vida, como a Polly.

Pero más allá de cualquier miedo lo que Polly siente por Ruben es más fuerte y por eso logra superar barreras, destruir prejuicios y derrumbar muros para vivir una vida de verdadera y auténtica libertad. La enseñanza que nos deja a las mujeres es que la libertad nace desde el alma y se duplica cuando compartimos la vida con alguien también libre.

 “Cuando menos te lo esperes puede pasar algo fantástico, mejor de lo que habías planeado nunca”.
Comentarios